Alvaro García: “La minería tiene el potencial de seguir siendo una plataforma de desarrollo para los chilenos”

Antofagasta fue  sede del Primer Encuentro “OCDE: Regiones Mineras, Construyendo una red para impulsar la productividad y el bienestar”, que reunió a representantes de 17 países para dialogar en torno al desarrollo de una industria competitiva innovadora, pero que genere calidad de vida y bienestar a sus comunidades.

Este evento fue un esfuerzo colectivo entre el Programa Estratégico Clúster Minero Región de Antofagasta, el Gobierno Regional, CORFO y el Comité de Desarrollo Productivo Regional, la Asociación de Industriales, la Ilustre Municipalidad de Antofagasta, CREO Antofagasta, la Universidad Católica del Norte y su Instituto de Políticas Públicas quien actúa como coordinador. Además este encuentro es presentado por BHP y Minera Escondida, junto con la colaboración del grupo Antofagasta Minerals.

Entre sus más de 50 expositores internacionales y nacionales, Álvaro García, presidente ejecutivo de Alianza Valor Minero, fue uno de los participantes en la discusión sobre el manejo sostenible de recursos naturales y el trabajo con las comunidades. Todo en base a la experiencia y enfoque de esta institución público-privada que reúne a múltiples actores con el objetivo de generar las condiciones para transformar a la minería chilena en una plataforma de desarrollo virtuosa, inclusiva, sostenible y capaz de resolver sus brechas.

¿Cuáles son las expectativas en torno al encuentro de Regiones de Mineras de OCDE que se realizará en Antofagasta como espacio de diálogo para promover una industria productiva, virtuosa e inclusiva?

La evolución constante de los escenarios económicos, sociales o políticos, hace siempre necesaria la revisión conjunta de los focos estratégicos de nuestro trabajo. En Valor Minero hemos convenido en que en la minería tiene el potencial de seguir siendo una plataforma de desarrollo para los chilenos; ello la obliga a seguir avanzando hacia la promoción de una actividad virtuosa, inclusiva y sostenible. Este compromiso, que ha sido adoptado por la industria, necesita de una profundización y resignificación permanente acerca de qué se entiende por esos conceptos y cómo se viabilizan bajo los escenarios actuales. Allí radica la importancia de estos encuentros.

¿Cuáles son las experiencias que Valor Minero puede compartir dentro del encuentro en materia de extracción sustentable y relaciones con la comunidad?

Queremos presentar los componentes de una política pública “Institucionalidad de Diálogo Territorial” que nos encontramos diseñando desde Valor Minero y con apoyo de diversas entidades del sector público, privado y social, la que busca justamente robustecer los procesos de diálogo y asegurar la existencia de una Institucionalidad que entregue certezas a todas las partes.

¿Cuáles son las temáticas más urgentes que deben dialogar la industria con sus comunidades y cuál es el rol del Estado y el sector público para fortalecer un desarrollo más sostenible, con una mirada de largo plazo?

Las temáticas dependerán de la realidad de cada territorio; lo que sí es urgente es asegurar ciertas condiciones en los procesos de diálogo de manera tal que estos se orienten a la generación de acuerdos de beneficio compartido para el desarrollo territorial. En ello, el Estado cumple un rol sumamente importante que tiene que ver con entregar garantías, entre otras, el asegurar que los procesos de diálogo se inicien de forma temprana, el que se disponga de la información y se instalen las capacidades necesarias para que éste ocurra a igualdad de condiciones o el que exista un financiamiento que dé certeza de la imparcialidad del proceso y de sus profesionales de apoyo.

Desafíos

¿Cuál es el rol de la innovación para dar un salto hacia una minería más competitiva y capaz de  aportar  a una mejor la calidad de vida de las comunidades de los distritos mineros chilenos?

La innovación puede brindar oportunidades para iniciativas colaborativas en los territorios, iniciativas que beneficien tanto al corazón del negocio como a los habitantes de las localidades donde estos se emplazan. Por mencionar algunos ejemplos, puede ayudar a enfrentar los desafíos de seguridad en relación a los relaves, mejorando su estabilidad física y controlando infiltraciones de los tranques, permitiendo de esta forma, destrabar conflictos con las comunidades en base a la construcción de confianza. Lo mismo, por ejemplo, para la minería subterránea, como solución tecnológica para disminuir el impacto ambiental en el entorno de las operaciones.

¿Cómo puede aportar la formación de una red de colaboración internacional a los desafíos de iniciativas como Valor Minero?

Siempre hay mucho que aprender de la experiencia internacional. Desde sus inicios Valor Minero ha mantenido conversaciones con importantes instituciones internacionales con el fin de establecer vínculos colaborativos que promuevan la visión y metodología de diálogo de la Alianza y permitan fortalecer y enriquecer su marco de acción a partir de la experiencia extranjera. Robustecer la mirada local a partir de experiencias exitosas y no tan exitosas de otros que, en similares características se han desarrollado, siempre es un activo bienvenido.

¿Cuáles son las oportunidades y desafíos en materia de calidad de vida en los distritos mineros chilenos?

Existen diversos desafíos, pero quisiera detenerme en la necesidad de robustecer el capital social de los territorios. El desafío de las comunidades de reconocerse a sí mismas como actores capaces de incidir en la toma de decisiones estratégicas de su localidad, lo que a su vez les abre oportunidades para materializar la visión de desarrollo territorial que puedan convenir junto a los otros actores y entidades presentes en la zona.